Dientecillos

El contenido de esta web está protegido (Copyright)

sábado, 29 de agosto de 2009

Atormentado ( III )

La expresión del anciano cambió por completo. Miró a aquellos ojos verdes, se perdió en ellos y se estremeció.
- ¿Qué haces aquí? - preguntó con una vocecilla más bien insonora- será mejor que vayas a la cama, eso es lo que yo me disponía a hacer.

La mujer le cedió el paso y cerró la puerta tras de sí. Ambos comenzaron a caminar por el pasillo con paso tranquilo, incluso parecía que admiraban las obras que habían colgadas en las paredes cuando paraban a discutir sobre algún que otro tema familiar.

Tras tener una larga charla con su mujer, la acompañó a su estancia. Una vez le hubo dado las buenas noches, observó a su esposa por la rendija de la puerta por donde se filtraba la luz.

Tras ésto, se incorporó y, sigilosamente rehizo el camino, pero esta vez no fue al estudio, sino que abrió otra puerta. Detrás de ésta se encontraba su dormitorio. No era muy grande, pero parecía confortable. Una gran cama se imponía en medio de la sala, realzando el motivo por el cual estaba construida la pieza. A su izquierda, junto a la puerta, un armario de caoba hacia acto de presencia, sencillo pero apropiado. A su derecha, unas cortinas moradas ocultaban una ventana y la aparición del Sol por la mañana a la vez que hacian juego con la moqueta.

Se sentó en el lado opuesto de la almohada y dijo: Otra noche más

an original idea created by: Stev Molain(me)

All rights reserved

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog no es nada sin un comentario. Sé que a lo mejor da palo o piensas que es una chorrada, pero si no posteas es posible que este blog muera de inanición y no quieres eso, ¿verdad?