Dientecillos

El contenido de esta web está protegido (Copyright)

viernes, 15 de julio de 2011

El viaje de una gota

El calor del ambiente cubría el lugar de manera sigilosa. Su mente empezó a recordar y le trajo buenos recuerdos.

Una lágrima escapó de sus párpados para recorrer sus mejillas, con la intención de llegar a sus labios. Se despidió de sus allegados y se dispuso a hacer el viaje.

El camino, a pesar de ser suave y liso, se hizo agonizante para la lágrima, pues nada más había atravesado las pestañas, ya echaba de menos el lagrimal.

La luz del sol incidió en ella por primera vez, por unos segundos sintió el calor que le brindaba el astro rey, pero esto no hizo más que entristecerla. Fue entonces cuando un recuerdo amargo cruzó su mente y le agrietó el rostro.

La gravedad aprovechó para empujar la gota y hacerla caer hacia las contraídas mejillas, y fue rodando hasta llegar a la nariz, donde resbaló hasta detenerse en la punta.

Una vez allí, respiró hondo y echó un vistazo rápido a su alrededor, y antes de que pudiera hacer nada se precipitó al vacío. Emitió un grito sordo. Clamando por su vida, intentó agarrarse a la nariz de nuevo, estirándose y deformándose; pero fue inútil.

Antes de que pudiera hacer nada, impactó contra sus finos y dulces labios. La lágrima empezó a secarse. El viaje había terminado antes de lo esperado, y la lágrima yacía muerta en el labio superior de ella. Aquel lugar al que se había propuesto llegar.

an original idea created and written by: Stev Molain(me)

All rights reserved

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog no es nada sin un comentario. Sé que a lo mejor da palo o piensas que es una chorrada, pero si no posteas es posible que este blog muera de inanición y no quieres eso, ¿verdad?